Sexo en tiempos del coronavirus

Cuidado con las decisiones que se toman en caliente

- Advertisement -

Las dudas sobre el sexo en medio de una pandemia por el covid-19 abundan. ¿Por qué el virus no se transmite vía penetración pero sí con los besos? ¿Tener sexo con la mascarilla puesta evita el contagio ? ¿Cómo ha incidido la crisis en los apps de citas como Tinder y Grindr? ¿Cuál ha sido la reacción de la industria porno?

Podría sonar banal hablar de preocupaciones relacionadas con el sexo justo cuando el planeta entero se encuentra en jaque por el hasta ahora imparable nuevo coronavirus, pero el tema simplemente se ha impuesto en la agenda de medios de comunicación de primer orden en todo el mundo por una razón que parece obvia: el sexo es intrínseco a la vida, al menos a la vida de una inmensa mayoría de la población mundial.

Los escenarios varían según cada persona, pero hay una diferencia entre las dudas que pueda tener la gente que está una relación de pareja monógama y quienes suelen recurrir al sexo casual e informal, es decir, sin exclusividad.

Se supone que una pareja de convivientes podría contagiarse el uno al otro, en caso de que alguno dé positivo con el nuevo coronavirus, al margen de que tengan sexo o no, pues según la Organización de la Salud (OMS), el covid-19 puede propagarse de persona a persona a través de las pequeñas gotas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala. Estas gotas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la enfermedad si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. También pueden contagiarse si inhalan las partículas que haya esparcido una persona con covid-19 al toser o exhalar. Por eso es importante mantenerse a más de un metro de distancia de alguien que se encuentre enfermo.

Del comunicado de la OMS en el que define claramente cuáles son las formas de contagio se deduce – tal como lo han ratificado expertos en todo el mundo– que los fluidos sexuales no son transmisores por sí solos, de la enfermedad.

En cambio, el caso de quienes tienen una o varias relaciones casuales, e incluso el de quienes están en el proceso de conocer a otra persona con fines de tener un noviazgo y hasta un matrimonio, la crisis sanitaria las ha forzado a un “amor en pausa”, según testimonios recopilados por la prensa alrededor del mundo.

No fue si no hasta los últimos días que el tema se ha puesto en la palestra, quizá porque ya se ha ido asumiendo la pandemia como una realidad y ahora es cuando empezaron a analizarse los asuntos colaterales que el covid-19 ha afectado, básicamente, la vida como la conocemos, sexo incluido.

Como se dijo, el tema de las parejas monógamas está prácticamente resuelto, siempre y cuando no exista infidelidad por parte de una o las dos partes, pero ya eso es otra historia, aunque esta información sí podría ser de mucha importancia para los infieles, quienes podrían adquirir el nuevo coronavirus de sus relaciones paralelas y, por ende, llevarlo a sus casas y familias.

El caso de Ana Catalina, abogada costarricense de 39 años y quien hace cuatro años se divorció de quien fuera su esposo durante una década, es un ejemplo típico del súbito frenazo de sus relaciones, ya fuera con amigos habituales o con prospectos con los que llevaba tiempo coqueteando y estaban presupuestados para tener una cita, posiblemente con final en cama, en las próximas semanas o meses.

“Yo elegí la soltería desde que me divorcié, no me fue mal en el matrimonio pero la experiencia me sirvió para entender que lo mío no es una rutinaria vida en pareja, tengo sexo cuando quiero y con quien quiero, y a veces no tengo sexo durante meses, solo ocurre espontáneamente cuando tengo química con alguien o bien, con algunos amigos que también prefieren relaciones casuales, sin ataduras… con este estilo de vida sexual el uso del preservativo es mandatorio siempre y entonces uno va por la vida disfrutando del sexo sin muchos amarres ni complicaciones”, explica la mujer, quien es amiga de quien escribe y contestó mi pregunta en un detallado mensaje de Whatsapp.

Por la cercanía, sabía que ella tenía dos o tres “amores de temporada” en ciernes, con salida fija planeada justo para lunes o martes de esta semana. Justo por lo anterior, se convirtió en la entrevistada perfecta ¿Acudiría a la cita varias veces pospuesta en las dos últimas semanas, con el caballero que por estos días la tenía un poco en las nubes?

“Ni loca. Es un chavalazo, ya salimos un par de veces en el último mes y medio, pero las ocupaciones de trabajo de los dos nos hicieron dejar de vernos como 15 días, justamente la semana pasada definimos que sí o sí, nos veríamos el lunes o el martes… de momento no pensé en el coronavirus, pero como la información ha venido surgiendo minuto a minuto, rápido caí en cuenta de que iban a ser muy complicados cualquiera de los dos escenarios: tocarlo o besarlo no se podía, era saltarse todos los protocolos del Ministerio de Salud… y tener relaciones sexuales sí, pero ¿sin besos? Tampoco así. Entonces no queda más alternativa que hablarnos por Whatsapp y coquetear por ahí, igual con los demás, obviamente sí, en mi caso posiblemente tenga una sequía sexual en lo que a ‘amigovios’ se refiere pero no me preocupa, en medio de todo lo dantesco que se está viviendo por causa de la pandemia, estar sin sexo unas semanas o meses es tema menor”, sentenció la jurista.

La pandemia debe haber interrumpido alrededor del mundo otros casos como amores adolescentes, relaciones en estadío temprano en las que faltaba la salida para ya ir empezando por el principio, los hoy “peligrosos” besos, y otra serie de situaciones hipotéticas. Entretanto, y siempre relacionado con el sexo y el nuevo coronavirus, se destacan a continuación una serie de insumos recopilados de diferentes publicaciones a lo largo del orbe.

Menos besos y más discusiones de pareja

Diario Clarín, Argentina.

“En tiempos de alerta y prevención, los vínculos afectivos se ven amenazados. Ya existen desacuerdos a la hora de acercarse, besarse y, ni hablar, de tener sexo. ‘Salir a la conquista se está convirtiendo en un problema porque la cercanía con una persona desconocida provoca ansiedad y temor. Ya no basta con lavarse las manos o usar alcohol en gel. El contacto íntimo es el que hoy está condicionado por la preocupación”, explica Walter Ghedín, médico psiquiatra y sexólogo. Por otra parte Beatriz Goldberg, psicóloga especialista en terapia, coincide en que en todo momento de crisis hay una baja sexual que afecta en mayor grado a las relaciones inestables.

Pero en el extremo de las relaciones de pareja establecidas y sólidas, también se está decantando el fenómeno de “no te soporto”.

“Otro problema que se presenta en las uniones estables, revelan los especialistas consultados por Clarín, es cómo pasar el tiempo en caso de cuarentena. Hay quienes no tienen inconvenientes, pero la sexóloga Marta Castro cuenta que para algunas parejas es motivo de continuas disputas. ‘Si tuviese que estar 15 días aislada con mi marido, no sabría qué hacer, me volvería loca”, le confesó una paciente.

Las consecuencias del aislamiento forzado en las parejas dejaron de ser una percepción cuando trascendió, apenas la semana pasada y con el diario comunista The Global Time como fuente, que la cuarentena había cambiado abruptamente el día a día de muchas parejas en China y, en consecuencia, los problemas en el hogar habrían disparado las solicitudes de divorcio. El diario cita como ejemplo a la ciudad de Xi’an, que con más de tres millones de habitantes es conocida porque en los alrededores se encuentran los guerreros de terracota del emperador Qin Shi Huang y por ser el extremo oriental de la ruta de la seda.

De acuerdo con el diario, las solicitudes de divorcio empezaron a crecer desde que empezó la cuarentena hasta que el 5 de marzo se recibieron 14 solicitudes de divorcio, lo máximo que se había visto en un solo día en la oficina.

Puedo seguir teniendo sexo si hay síntomas de coronavirus?

El portal español puso a disposición de sus lectores un consultorio virtual de sexo, a cargo del experto Santiago Frago, para ofrecer luz y respuestas claras a las inquietudes de sus lectores, como la que se cita en el párrafo anterior. Seguidamente, su respuesta:

“Si los síntomas que presenta tu pareja son tos, fiebre y cierta dificultad respiratoria debéis de llamar al 112 (línea de emergencia de España) y quedaros en casa. El virus no se transmite por vía genital pero sí se transmite por la saliva (besos), además de por la tos y los estornudos.

“Es complicado en el período de enfermedad encontrar prácticas eróticas seguras porque es necesario alejarte de tu pareja unos metros para evitar tu contagio. Si el deseo supera al temor al virus sugiero exploréis algunos días el erotismo ‘tecnológico’”.

Cuando se trata de tener sexo en tiempos de pandemia, ¿qué sería lo más prudente?

Diario La Tercera (Chile)

De acuerdo con la psicóloga clínica y sexóloga Cristina Valdés San Martín, el covid-19 no es una infección de transmisión sexual y por ende no se contagia por el sexo propiamente tal.

“Sin embargo, mantener relaciones sexuales conlleva un contacto íntimo y ese traspaso de partículas es lo que genera el contagio. Tiene que ver con ser lo suficientemente responsable y consciente como para asumir que también hay otros implicados y por eso es importante advertir, avisar y poder decir “no te acerques tanto porque no estoy segura si me siento bien”. Pero esto debiese ser así siempre; cuando se tiene un herpes, una gripe o cualquier enfermedad contagiable (…) Más allá de eso, sin embargo, no hay que caer en un pánico colectivo. Sí, por ejemplo, saber que existen opciones y que se pueden desarrollar otras prácticas propias de momentos de aislamiento social, tales como el sexting, que son maneras de expresar el deseo sexual con menor riesgo de contagio. Pero nunca caer en una sobre preocupación, por decirlo así.

“Hay que tener cuidado porque para evitar este virus lo más importante es el sistema inmune, y si se desregula o nos estresamos, es más probable que contraigamos enfermedades de todo tipo. Por eso, se trata de lograr un equilibrio. Aumentar las prácticas de higiene pero mantener la calma. No vamos a dejar de tener sexo, ni casual ni en pareja, porque las muestras de cariño y los orgasmos –que aumentan los niveles de oxitocina en sangre– son positivos para nuestro sistema inmunológico. Por eso, decir que detengamos el contacto implicaría un mayor estrés y eso podría ser peor. Tener momentos de placer, estimulación y excitación con la pareja estable o casual es clave. Y en ese sentido, no recomendaría optar por tener solamente sexo coital (sin caricias, tocaciones o besos) porque es probable que esa no sea una relación sexual placentera. (…)

¿Serviría de algo usar mascarillas a la hora de tener sexo?

Diario La Tercera (Chile)

Siempre de acuerdo con la experta Cristina Valdés, no es necesario tener sexo con mascarillas. “Es que las partículas se traspasan, especialmente si la respiración se intensifica como suele hacerlo durante las relaciones sexuales, por lo que la mascarilla no va ser una barrera lo suficientemente eficiente. Si ya tengo ganas de un encuentro íntimo, es mejor asumir los riesgos asociados, como los pueden haber siempre. Esta puede ser nuestra excusa para aprender a lidiar con este tipo de situaciones de aquí en adelante, porque siempre deberíamos estar previniendo contagios. ¿De qué sirve no besar a alguien si después compartimos pajillas y vasos?

¿Puede el sexo combatir el coronavirus?

“Puede parecer una decisión alocada que en plena alarma sanitaria por la pandemia del coronavirus haya quienes piensen en la diversión a través del sexo. Pero, si lo analizas bien, no es una idea tan descabellada.

”Estás de cuarentena en casa con tu pareja buscando planes de ocio para que no se apodere de vosotros el aburrimiento, ¿qué mejor que buscar en el sexo no solo la manera de escapar de esta rutina, sino también de reforzar vuestro sistema inmunológico?

“Sí, como lees. Según un estudio publicado por el Instituto Kinsley de la Universidad de Indiana y publicado por la revista Men’s Health, tanto el sexo como la masturbación (para aquellos que no tengan compañeros sentimentales), ayudan a reforzar el sistema inmunitario, encargado de las defensas presentes en nuestro organismo y cuya labor pasa por combatir los virus y las bacterias que tratan de instalarse en él.

“Esto se debe a que la excitación y los orgasmos provocan una oleada de dopamina, neurotransmisor asociado con el placer que al mismo tiempo libera oxitocina, la hormona de la felicidad. Esto no solo nos hace sentirnos bien, sino que además ayuda a prevenir dolores y estimular el sistema inmunitario, que ayuda a la prevención de contagios por gripes o resfriados, así como el propio coronavirus”, puntualiza Noelia Bertol, autora del artículo.

Tinder y otras apps de citas, en tiempos del coronavirus

Infobae, Clarín y testimonios de costarricenses.

“Claudia había empezado a conocer a un joven por medio de Tinder. Intercambiaron varios mensajes. Compartían aficiones. Trasladaron sus charlas al Whatsapp. Pero al momento del encuentro, su candidato le comunica por teléfono que en el hospital donde trabaja habían detectado un caso positivo de coronavirus. Claudia no se atrevió a cancelar la cita: directamente bloqueó el contacto de inmediato ante el miedo que le produjo la noticia”, publicó el diario Clarín de Argentina, en el contexto que nos ocupa.

Por su parte, el portal Infobae profundiza: “Las personas se enamoran a través de aplicaciones de citas, ahora, la forma más popular para que las parejas se conozcan. Sin embargo, si bien a menudo coinciden no se envían mensajes. O envían mensajes pero nunca se encuentran. O hacen planes pero luego los cancelan. Ahora, los temores al coronavirus han complicado aún más este escenario.

“Las enfermedades que se propagan por proximidad social influyen en las relaciones interpersonales de todo tipo, incluyendo los contactos afectivos y eróticos: condicionan la intimidad provocando aprensión, ideas de contagio, fobias, culpas postcoito, hipocondría y repulsión al sexo, sobre todo cuando se sabe poco de la enfermedad, aumentando la vivencia de incertidumbre”, aseguró en diálogo con aquel medio el doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

“Entretanto, apps como Tinder, Grindr, Bumble, Hily y otras están expectantes y planeando estrategias en un delgado limbo: lo suyo es propiciar el sexo consensuado, pero el nuevo coronavirus se está interponiendo en la “especialidad de la casa” y con la rapidez de la propagación de la pandemia, estos sitios están tratando de contener el miedo y se encuentran afinando estrategias.

“Tinder, por ejemplo, optó por reafirmar las indicaciones de la OMS: ‘Tu bienestar es nuestra máxima prioridad. Tinder es genial para conocer a gente nueva’, recordaron a todos los que usan esta app, pero no pasaron por alto que en esta diversión por encontrar el amor también hay algunos riesgos. Sin llamar a las alarmas, su mensaje continúa diciendo: ‘Queremos que te sigas divirtiendo como hasta ahora, pero protegerte del coronavirus es más importante’”.

César, un periodista costarricense de 31 años, asiduo usuario de varias de estas apps y que solicitó omitir su identidad, narró que desde hace al menos dos años sus dinámicas de pareja surgen de sus conectes con todo tipo de apps, pero asegura que el nuevo coronavirus también puso sus prioridades sexuales en pausa.

“Para mí el bien más preciado es el tiempo, no sé si es generacional o una deducción lógica, yo hace rato no invierto tiempo en ligar a la antigua, con estos apps uno va más rápido y al grano, aunque no está uno exento de que a la hora del encuentro físico, lo que uno se encuentra no es lo que espera, pero al menos yo desarrollo tácticas de ‘huida’ si algo no me gusta. Con todo lo que está pasando, definitivamente tendré que poner en pausa las posibles relaciones que pueda tener por medio de las apps, porque eso igual te pasa en la vida real, es una lotería. Pero no, no es para tanto, vivo con mi abuelita de 79 años y ya solo eso me hace abstenerme de ligar de ninguna forma física, pues no me perdonaría ser puente para que mi abuela se vaya a contagiar, pues está en la población de más riesgo. Con o sin apps, yo practico el sexo seguro desde siempre, pero con el coronavirus, nada es seguro, entonces prefiero la abstinencia, tampoco es cosa del otro mundo”.

Del drama al morbo: el coronavirus y el porno

Portal Moncloa.com (España)

La alerta social se ha instaurado en el mundo por culpa del coronavirus, que ha enfermado y matado a miles de personas en todo el mundo y en pocas semanas ha cambiado la vida de todos, tal como la conocíamos.

“Sin embargo, el drama que sufren algunos es pura fantasía sexual para otros. Solo así puede explicarse que el término coronavirus se haya convertido en tendencia en la web porno Pornhub”, como asevera la nota de Moncloa.com, en mucho basada en un reportaje realizado por el prestigioso Vice Magazine.

“No, no es broma. Pese a los miles de fallecidos a causa de este virus, Pornhub se ha permitido el lujo de publicar videos porno en los que figuran personajes con mascarillas que mantienen relaciones sexuales. Y por supuesto, la gente lo ha consumido. Hasta tal punto de hacer que este término se haya convertido en uno de los más buscados en la plataforma líder en su sector.

No es la primera vez que sucede algo así. La actualidad siempre se traslada al porno. Pasó lo mismo con el boom de la película Joker, que se convirtió en tendencia. Es una de las claves que conoce bien la industria y que ha decidido llevar a cabo. Spicy x Rice (protagonistas del video viral) han declarado al medio Vice que, además de miedo, el coronavirus trae ‘misterio a casi todo el mundo’.

“Esto generó la idea, sabiendo que cada evento actual termina como un porno eventualmente. Sabíamos que las personas lo buscarían en plataformas menos censuradas como Pornhub.

“Lo que resulta evidente es que la actualidad se extiende a cualquier ámbito. Y mientras unos instalan búnkeres y desabastecen los supermercados para sobrevivir al coronavirus, otros buscan el placer sexual con el tema más de moda del momento. La pandemia se pasa del drama al sexo. Y la industria, que conoce bien el producto que funciona, empieza a sacar tajada de una de las mayores alertas sociales de los últimos años”.

Y bueno, en un sobrevuelo bastante general sobre un tema tan delicado como las relaciones de pareja en tiempos del covid-19, se puede concluir que además de los daños primarios, miles de enfermos y fallecidos, el nuevo coronavirus ha alterado todo el tejido social como lo conocemos, y ni qué decir del sexual.

Acá, no hay conclusiones. La sexualidad es uno de los pocos ámbitos intrínsecos a la persona, a lo que le concierne a cada quien, independientemente de los vínculos de cualquier tipo.

La batalla primaria, dicen los expertos, debería encausarse a luchar contra el contagio y la expansión del covid-19.

El tema de la sexualidad en esta pandemia, apenas está trascendiendo y pasa a segundo plano con todos los efectos colaterales que se deriven de la inusitada amenaza mundial. Este repaso con información puntual puede serle al lector de gran valía, tanto si se decanta por asumir riesgos en pro de satisfacer su sexualidad, o bien si declina esa parte de su accionar físico como una medida más para disminuir el contagio.

Este artículo no tiene ninguna recomendación: solo hacemos una relación de hechos y que cada quien recurra a su libre albedrío.

Ojo, eso sí, nunca mejor dicho: cuidado con las decisiones que se toman en caliente.

Leave your vote

Comments

0 comments

- Advertisement -

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Comments

0 comments

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.